El Brainstorming

¿Qué es el brainstorming?

Fue en 1939 cuando el famoso publicista Alex Faickney Osborn ideó la técnica del brainstorming al darse cuenta de que la interacción en un grupo de personas no estructuradas, y en un entorno relajado, generaba más ideas creativas que las personas trabajando de forma individual.

El brainstorming (o lluvia de ideas) podría definirse de la siguiente manera:

Es una técnica de trabajo en grupo que favorece que surjan nuevas y creativas ideas sobre un tema o problema determinado en un ambiente de trabajo relajado.

Profundicemos ahora un poquito más sobre los objetivos, ventajas y cómo debe llevarse a cabo correctamente un brainstorming.

 

Objetivos del brainstorming.

Antes de realizar un brainstorming debemos tener muy claro para qué sirve y si realmente va a cubrir nuestras necesidades. Estos son los objetivos que persigue la ejecución de esta técnica:

  • Generar un gran número de ideas nuevas sobre un asunto o problema determinado.
  • Crear un espacio de trabajo relajado donde los equipos, de forma grupal, puedan dar rienda suelta a su creatividad, individuo a individuo.
  • Aumentar la interacción entre los miembros de un equipo en un ambiente de trabajo sin estructuras (buena acción de teambuilding).
  • Recibir opiniones sinceras y constructivas de todas las ideas discutidas en la sesión.
  • Encontrar nuevas oportunidades de negocio.

Sin duda, estas sesiones nos sirven para mejorar el trabajo en equipo, fomentar la comunicación entre los diferentes miembros y encontrar soluciones o ideas a problemas o temas en concreto de una forma mucho más ágil que si lo hiciéramos individualmente.

 

El espacio de trabajo para un correcto brainstorming.

En la medida de lo posible, deberíamos procurar que el espacio donde vaya a desarrollarse la sesión cumpla las siguientes condiciones:

  • El lugar debe ser espacioso. Debemos evitar la sensación de incomodidad por falta de espacio.
  • El mobiliario debe ser cómodo, sofás o sillones mucho mejor que sillas rígidas (a mi me encantan los pufs!). Piensa que una sesión de brainstorming puede alargarse horas, la comodidad es básica.
  • La iluminación que no sea muy baja, tampoco queremos que el equipo se nos duerma.
  • Climatizar el espacio a una temperatura adecuada para evitar sensaciones de frío o calor (insisto en la comodidad). Lo ideal es estar a 24 o 25 grados centígrados.
  • Disponer de flipcharts o whiteboards donde poder ir anotando todas las ideas generadas, comentarios, desarrollos, etc.
  • La disposición de la sala debe ser tal que ningún miembro del equipo se sienta excluido o en una posición inferior a cualquier otro miembro. Lo ideal es una disposición en cuadrado o en círculo.
  • Establecer pautas de descanso.

 

¿Cómo llevar a cabo un brainstorming?

Ahora que ya conoces los objetivos y como debería ser el espacio para realizar la sesión, vamos al lío. Así es como se realiza un brainstorming:

ASUNTO: Lo primero de todo es definir el tema sobre el que se pretende generar nuevas ideas.

INVESTIGACIÓN: Buscar la máxima información posible sobre el asunto en cuestión.

DIRECTOR: Debe definirse a una persona que dirija la sesión. El director de la sesión escogerá, en función del asunto, al grupo de personas que considere oportunas para realizar la sesión. A parte, será quien modere en base a las reglas establecidas y quien vaya apuntando las ideas generadas. El director avisará al equipo con suficiente antelación sobre su participación y el tema en cuestión.

REGLAS: El director explicará las reglas al equipo antes de empezar la sesión (tiempo por persona, momento en el que puede empezar la interacción de opiniones, descansos, etc.).

MOTIVACIÓN: El director, conociendo a su equipo, debe saber guiar la sesión realizando las preguntas adecuadas (preparadas con anterioridad) para así poder obtener la mayor cantidad de ideas.

ANOTACIÓN: Anotar en la pizarra todas las ideas que vayan surgiendo, y numerarlas. Hay que evitar perder el tiempo con ideas duplicadas o muy similares.

ORGANIZACIÓN: Una vez ya no se generan más ideas se ha de iniciar la clasificación de las ya anotadas (números, colores, letras, etc.) en base a la tipología de las ideas.

PRE-VALORACIÓN: Esta fase es crítica ya que es cuando se empiezan a dar las opiniones sobre todas las ideas presentadas y empieza el descarte. Debe procurarse ante todo que no hayan críticas, pero sí opiniones constructivas y argumentadas. Partamos de la base de que toda idea es buena, aunque esta no sea aplicable. Si no gestionamos bien esta fase, podemos desmotivar a los miembros del equipo y en una futura sesión no estarían tan participativos.

REDACCIÓN: Una vez finalizada la fase de pre-valoración, hay que pasar a limpio las ideas pre-seleccionadas y las valoraciones previas. Cada miembro del equipo debe disponer de una de estas copias.

VALORACIÓN: No en el mismo día (mínimo dejar pasar un día, máximo una semana) se tiene que volver a reunir al equipo. En esta reunión se discutirá idea a idea la viabilidad de la misma y cómo podría llevarse a cabo. Se siguen descartando ideas.

 

No lo dudes, realiza estas sesiones en tu empresa. Las sesiones de braintorming ayudan muchísimo a mejorar la productividad en las empresas, a mejorar los productos y servicios que ofrecemos, unen a los equipos y desarrollan la creatividad. ¿Y sabes qué? ¡Es gratis!

Si quieres consultarme algún punto en concreto no dudes en CONTACTAR conmigo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies