Aumenta el atractivo de tu marca

¿Crees que tu marca es atractiva?

Una marca, por muy conocida que sea, puede no resultar atractiva para los consumidores. Da igual el nivel de penetración que ésta tenga en la mente del consumidor, si éste considera que el valor que aporta la marca no es el adecuado o suficiente, no le generará ninguna atracción. Llegados a este punto, ni la campaña de comunicación más costosa podrá salvar a la marca.

Existe la errónea creencia de que si los consumidores recuerdan una marca, ya sea por haberla consumido o por haberla visto cientos de veces en televisión o las redes sociales, significa que la marca es atractiva. La verdadera atracción de una marca la genera el valor que ésta aporta al consumidor, algo que no es una cuestión de presupuesto, sino de buena comunicación, autenticidad, honestidad, humanización y diferenciación.

Muchos directores de marketing se van satisfechos a sus casas tras firmar un gasto millonario en publicidad pensando que, con esto, ya está todo hecho. Mucho más lejos de la realidad, debemos pensar más en qué valor ofrecer y no tanto en cuánto aparecer en televisión o redes sociales.

Veamos ahora algunos características que van a hacer que tu marca resulte más atractiva.

 

Características que ha de tener una marca para ser atractiva

Hay muchísimas más de las que voy a describir, pero para mí estas son las más importantes:

HUMANIZACIÓN: Hoy en día los consumidores estamos saturados de información a través de diferentes tecnologías y lo que buscamos es que las marcas que comunican lo hagan centradas en las personas. Cuando interactuemos con una marca, queremos sentir que tratamos con un igual, de tú a tú, de ahí la importancia de personalizar el mensaje hacia el individuo, no el grupo. Queremos notar que nos responden solo a nosotros, no a todos los consumidores. Como ejemplo: las respuestas en las redes sociales, individuo a individuo.

VALORES SOCIALES Y DE SOSTENIBILIDAD: Cada vez somos más las personas sensibilizadas y preocupadas por el medio ambiente. Incluir políticas sostenibles y de responsabilidad social corporativa en tu empresa hará que tu marca sea percibida con mayor agrado. Estarás alineado con los intereses sociales de tus consumidores. Como ejemplo: donar X% de dinero de la compra de tu producto a una ONG, plantar un árbol por cada X productos vendidos, usar materiales reciclables o reciclados, etc.

AYUDAR AL ESTILO DE VIDA: Lo que viene siendo simplificar nuestro día a día o hacernos sentir especiales dentro de un grupo social. Pondré ejemplos para ser más claros: IKEA con su estrategia de móntatelo tú mismo ha simplificado enormemente esta tarea a todos aquellos que compraban otros muebles los cuales también eran para montarlos ellos en su casa. Otro ejemplo sería la nueva empresa de Josef Ajram, Ajram Bikes, que solo vende cincuenta unidades limitadas de fatbikes al año. Son de un precio elevado pero, si logras comprar una, pasas a formar parte de un grupo exclusivo de personas y eso te hace sentir bien. Como veis, son extremos diferentes y, aun así, afectan a nuestro estilo de vida.

PERSONALIZACIÓN: Vivimos una era en la que cada vez nos gusta menos tener algo igual que la persona que tenemos al lado. El hecho de que una marca nos permita personalizar al máximo el producto que estamos comprando nos complace tanto que sin darnos cuenta apostamos por ella. El simple hecho de poder elegir el color que tú quieras, poner o no tu nombre, el material con que se haga, etc, nos va a proporcionar un producto único. Tu marca habrá hecho eso posible. Pensad en el caso de NIKEiD, donde puedes diseñar tus propias bambas.

DIFERENCIACIÓN: Este es quizá unos de los puntos más complicados y donde más creatividad hay que echar. Piensa que vivimos en un mundo en el que prácticamente todo lo que necesitas comprar, existe, y te lo están vendiendo muchas marcas al mismo tiempo. El consumidor se esfuerza mucho en informarse y comparar para luego tomar la decisión de qué marca comprar. Diferenciarse de la competencia hace que tu marca sea más atractiva frente a las otras. Un ejemplo claro, AIRBNB con su oferta innovadora de alojamiento.

HONESTIDAD: Básico. Una marca no puede mentir porque obtendrá el rechazo automático por parte de los consumidores. Si dices que vas a hacer algo, lo tienes que hacer, si dices que tu producto o servicio tiene una composición, características o condiciones determinadas, éstas deben ser así y no de otra manera. Por ejemplo, si en tu política de devoluciones dices que la recogida de un artículo de devolución será sin coste, y que el envío del de sustitución se hará en máximo 48h, que así sea. Ni una hora más, ni un euro más. Las críticas corren como la pólvora.

SOLUCIONES: Vivimos en un mundo hiperconectado en el que nos podemos informar de lo que queramos en el momento que queramos, preguntar cualquier cosa en foros o redes sociales e incluso emitir una queja. Si un consumidor tiene un problema con tu marca, se la tienes que resolver sí o sí en el menor tiempo posible. En cuanto detectes la queja avísale de que os ponéis a solucionarlo para que sepa que estás en ello. Si no lo haces, no solo puede perder a este consumidor, si no a todos a los que éste haga extensible la crítica.

 

Como ves, no son condiciones difíciles de aplicar, pero si son muy necesarias. Te recomiendo no perder este tema de vista.

Quizá te interese leer el post sobre NAMING, otro tema interesante para hacer que desde la elección del nombre de tu marca, ésta sea atractiva.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies